23/10/17

Reseña: Arcadia

Oxford. Década de los sesenta. El profesor Henry Lytten intenta escribir una nueva historia de fantasía que supere la obra de sus predecesores, J. R. R. Tolkien y C. S. Lewis. Y encuentra una confidente en su vecina Rosie, una adolescente de quince años. Un día, mientras persigue al gato del profesor, Rosie encuentra una puerta en su bodega que le llevará a un mundo idílico, conocido como Anterworld, una tierra bañada por el sol de los narradores, las profecías y los rituales. Pero ¿es este acaso un mundo real? ¿Y qué pasa si ella decide quedarse? Mientras se embarca en una aventura que puede llevarla de vuelta a casa, en un laboratorio, un científico rebelde está tratando de probar que el tiempo (pasado, presente y futuro) no existe, con consecuencias potencialmente devastadoras.


Arcadia ha sido un libro que he disfrutado por momentos y con el que he tenido sentimientos encontrados, la verdad es que ha sido una lectura buena, pero con la que no he estado alucinada completamente.

Inicialmente ha sido una historia en la que me ha costado un poco adaptarme al mundo que creo el autor, ya que tiene muchas tramas diferentes y en tiempos distintos. Esto hace que te líes bastante, pero eso va cambiando conforme te vas introduciendo más en la trama, ya que todo va encajando poco a poco y haciendo que te enganches del todo a la historia.

La trama de esta historia nos enseña Anterworld, un mundo de fantasía que está en la imaginación del profesor Henry Lytten creado para desarrollar su novela. Lo que no se imaginaba el profesor es que es mundo es más real de lo que el imagina y que en su sótano encontrara el portal que lo lleve hasta ese mundo, ese portal está en contacto también con Rosie, una niña de quince años que está buscando al gato de Lytten.

Como veis es una trama rara, para que lo entendáis un poco cuando vayáis a leerlo, la primera parte de la historia se única en los años 60 llevando la vida de Lytten y la segunda parte nos adentra en Anterworld, lo conoceremos y con él a muchos más personajes. Pero hay no queda la cosa porque a Iain pears se le ocurrió la genial idea de crear dos líneas temporales ubicadas en dos futuros diferentes, una de ellas no hará conocer más en profundidad a uno de los personajes y la otra conoceremos a un hombre llamado Okimanter que es por así decirlo un antagonista.

Ya os he dicho es un libro que lía mucho y en el que tienes que estar muy pendiente a todo, mezcla pasado, presente y futuro y a la vez muchos géneros literarios, la verdad es que puede hacerlo ya que como veis es un libro grande le da tiempo a enseñarnos muchas cosas, es como un batiburrillo del que al final acabas entendiéndolo todo.

Lo que más me ha gustado de todo y lo que más me ha sorprendido es la imaginación desbordante que tiene el autor además de una magnifica pluma que hace de este libro algo muy diferente e interesante. Ha conseguido que tenga emociones diferentes como la sorpresa, el desconcierto, el no entender nada y a la vez entenderlo todo, es un rompecabezas magnifico jeje.

En general ha sido una lectura de lo más extraña y con una dificultad grande para mi cerebro, pero de la que he sacado provecho y que tiene una elaboración tan buena que hace que lo leas a gusto a pesar de liarte todo el tiempo. No le pondré cinco estrellas porque no es de mis fav, pero se lleva una buena nota y lo recomiendo como reto.


Y bueno con esta reseña os dejo hasta mañana, un besazo amores