Little Autor #2: Primer Capitulo De Mi Vigilante De La Noche

27/5/15


Buenas!!!

Por fin vuelve little author, con una nueva entrega, os vuelvo a explicar, esta iniciativa, la he creado yo y consiste, en que vosotros escritores me mandéis por correo, un relato, historia o cuento corto, y cada vez que tenga algo nuevo sera publicado en esta sección, me encanta poder ayudar a la gente a publicar sus escritos y que se den a conocer aunque sea un mínimo.

Hoy una amiga que esta escribiendo un libro me ha ofrecido poner su primer capitulo por aquí, os lo voy a poner en dos partes una hoy y otra mañana por que es bastante largo, así os da tiempo a leerlo tranquilamente y no os cansa tanto, su libro se llamara Mi vigilante de la noche, y constara de 180 paginas, es cortita y fácil de leer.

Capitulo 1


Eran las nueve y ya parecía media noche, era lo que tenía el invierno. Había quedado con mis amigas para dar una vuelta como de costumbre. Tenían que venir a buscarme a las ocho y media pero mis amigas no sabían lo que era la puntualidad, un día les enseñé la entrada del diccionario donde definía la puntualidad y aun así nada cambió.

- Mama, ya me voy.- Le dije antes de salir por la puerta.

- No tardes. - Me gritó ella.

Siempre me decía lo mismo, nunca se cansaba, ya me sabía su repertorio. Esta habitación parece una pocilga, ¿no te da vergüenza tener así la habitación? O el típico es que no haces nada en casa, estoy cansada de trabajar y tú no ayudas nada... vamos que me las sabía todas.

Bajé las escaleras, había 25. Salí por la puerta del portal y una brisa fría me agarró.

Me quedé mirando para todas esas personas que se metían en los bares para resguardarse del frío.

Toda la gente pasaba ajena a mis miradas, yo iba a mi destino con pasos lentos pero seguros. Siempre que estaba mal me iba a ese lugar, era hipnótico, el lugar, la tranquilidad, todo era precioso.

Por la carretera que llevaba al cementerio, siempre desierta, las hileras de árboles dejaban que sus hojas las meciera aquella brisa que indicaba que nos acercábamos al mar. Al llegar al cementerio tenía que seguir de frente y encontraba una pequeña cabaña que era del antiguo vigilante del cementerio, pero hacía años que se había ido de allí.

La cabañita tenía un banco que daba al acantilado, siempre me sentaba allí, el sonido de las olas rompiendo contra las rocas era como una sutil invitación a tirarme para jugar con ellas. La brisa jugaba con mi pelo y mi ropa. Ya me sentía parte de aquel lugar, como aquellas aves que tienen su nido entre las rocas lejos del agua, era como si mi alma fuera de aquel lugar y me reclamaba con eses sonidos tan hipnóticos.

Un sonido casi irreconocible hacía que volviera a la cruda realidad, con lo bien que me sentía volando entre las olas. Poco a poco regresé y era mi móvil el que sonaba.

- ¿Sí?- contesté.

- Lilith, ¿dónde estás? Fuimos a casa a buscarte y tu madre nos dijo que ya te habías ido.

- Estoy dónde siempre.

- Vale, no te muevas que te vamos a buscar todos.

- OK- dije colgando el teléfono.

¿Todos? Había dicho " te vamos a buscar todos" ¿Lexter también? Si dijo todos eran todos, ¿no?
Dejé de pensar en eso y volví a mis pensamientos y parecía que esa breve interrupción había molestado a la naturaleza ya que la brisa era más fuerte al igual que el batir de las olas contra las rocas, pero al volver a fijarme en eses sonidos la fuerza se calmaba; yo era parte de aquello y quería ser libre como las olas y el viento de ir a dónde quisieran. 

Cerré los ojos y estiré los brazos para que el aire me rozara por todo el cuerpo, me sentía la dueña del mundo. Parecía que volase.

Abrí los ojos y vi a mis amigos corriendo hacia donde estaba yo, pensé que sería que tenían ganas de verme y volví a cerrar los ojos para que esa sensación volviera a envolverme... los brazos abiertos en cruz... sentía que mi alma se unía a las olas.

Al abrir los ojos me encontré entre los brazos de mi mejor amiga que tenía los ojos bañados en lágrimas y no entendía por qué. Los demás miraban sorprendidos por algo y tampoco sabía por qué.

Mi amiga lloraba y mi cara estaba pálida, solo un poco más de lo normal.

- ¿Y si no llegamos a llegar a tiempo?- me dijo entre sollozos.

- ¿A tiempo de qué?- pregunté a mi vez.

Miraba a todos esperando que alguien me explicara algo.

Me costó incorporarme porque mi amiga me apretaba con todas sus fuerzas, intenté que me soltara y al final lo logré.

Continuara...

Os dejo por aquí mi correo, para los que quieran participar en esta iniciativa, mandadme vuestros escritos, seran muy bienvenidos y asi entre todos crearemos una muy buena iniciativa.


También os dejo el link de la autora pasaros os encantara: luchando por ser escritora

Y bueno como siempre gracias que ya somo casi los 190 seguidores, en nada ya estamos en los 200 y haremos sorteo, un besazo enorme Blue lovers
The Blue Books © Blue 2016 | Todos los derechos reservados
Aviso Legal y Política de uso y privacidad